Tarta de queso y yogurt con fresas – Cheesecake allo yogurt e fragole

Tarta fría de yogur y queso con fresas

Con este calor, lo que menos apetece es tener que encender el horno para hacer una tarta aunque, si sois tan golosos como yo, será difícil renunciar a la idea de pasar por alto una merienda sin un bocadito dulce. ¡Por eso se han creado las tartas frías, para que no tengamos que encender el horno! Además, son ideales también si tenéis invitados y queréis preparar un buen postre, ya que se pueden hacer incluso el día antes y guardarlas en el frigo hasta el momento de disfrutar de vuestro trocito.

Yo aquí os voy a dejar ahora una tarta fría de yogur y queso con un topping de fresas. No es la típica tarta de queso, pues al sabor dulce de la crema de queso le he añadido el sabor ácido del yogur, así que es una mezcla buenísima que entre mis amigos tiene ya bastante fama.
¡NOVEDAD! AHORA OS PODÉIS SUSCRIBIR A ESTE BLOG PARA RECIBIR TODAS LAS RECETAS DIRECTAMENTE EN VUESTRO EMAIL. LO ÚNICO QUE TENÉIS QUE HACER ES PONER VUESTROS DATOS A LA DERECHA DE ESTE POST.

Tarta fría de yogur y queso con fresas, ingredientes:

Para la base:
300 g de galletas (yo he usado las Digestive)
100 g de mantequilla
1 cucharada de miel
Para la crema:
250 g de queso philadelphia
2 yogures de fresas o frutas del bosque
250 g de nata para montar
70/100 g de azúcar glass (según vuestros gustos)
12 g de gelatina (en hojas)
Para el topping:
250 g de fresas
150 g de agua
70 g de azúcar
2 cucharadas de maizena
El zumo de medio limón

 Tarta fría de yogur y queso con fresas, preparación:

Primero preparamos la base de la tarta:
1. Derretir la mantequilla (en el microondas o al baño maría).
2. Triturar las galletas y mezclarlas con la mantequilla y la miel.
3. Extender este compuesto sobre el molde seleccionado para montar la tarta (os recomiendo uno redondo de 24/26 cm, mejor si es de ésos con la pared lateral desmontable).
4. Poner en el frigo y dejarlo el tiempo necesario para hacer el resto de la tarta.
Ahora pasamos a la crema de queso y yogurt:
5. Poner las hojas de gelatina en agua fría para que se ablanden.
6. Echar el queso y los yogures en un recipiente y batir con las varillas hasta que resulte de la consistencia de una crema.
 7. Coger la nata y separar 5 cucharadas.
8. Cuando la gelatina se haya ablandado, poner en un cacito las 5 cucharadas de nata junto a la gelatina, a fuego muy bajo, hasta que se disuelva completamente. Dejar templar unos momentos.
9. Mientras tanto, montar el resto de la nata.
10. Mezclar la gelatina con la crema de philadelphia y yogurt. Incorporar la nata montada con movimientos suaves desde abajo hacia arriba, con cuidado de que no se desmonte la nata, pero con atención para que se mezcle todo bien.
 Por último, el topping de fresas (se puede preparar más abajo):
11. Triturar las fresas, echarlas en un cacito, añadirles el zumo de limón, el agua, el azúcar y encender el fuego muy bajo.
12. Incorporar la maizena y mezclar todo con una varilla para que no se creen grumos.
13. Cuando se ponga densa la salsa, apagar el fuego, echarla en un recipiente y ponerla un ratito en el frigo.
Cómo montarla tarta:
14. Sacar de la nevera la base de galletas.
15. Verter por encima la crema de queso y yogurt. Nivelar con una espátula.
16. Volver a poner en el frigo por lo menos un par de horas (pero cuanto más tiempo, mejor).
(Si queréis, el topping de fresas podéis prepararlo ahora).
17. Pasado ese tiempo en el que la tarta se habrá tenido que endurecer, untarle por encima el topping de fresas preparado anteriormente y decorarla como se prefiera (yo he usado fresas enteras y virutas de chocolate blanco).
 18. Volver a poner en el frigo mínimo otro par de horas o hasta el momento de servir. Servir muy fría. Buon appetito!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*